dejar mi trabajo

Comparte este Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Dejar mi trabajo y emprender. 5 claves para bloquear el miedo.


Dejar mi trabajo y emprender. Dedicarme a proyectos propios que me apasionaran. Pasar más tiempo con mi familia.

Elegir cuándo trabajar y desde dónde hacerlo. Viajar más y por mucho tiempo.

Lo que quería era, en esencia, tener libertad.


dejar mi trabajo y emprender


Para gran parte de las personas que trabajan en relación de dependencia, lo descrito líneas arriba es poco más que un sueño. Era mi caso.

En 12 años de carrera no había terminado de sentirme a gusto en el mundo corporativo. Y no era sólo que no me gustara tener un jefe o que estuviera cansado de la presión por los resultados.

El problema de fondo era que un empleo tradicional jamás me daría toda la libertad que anhelaba.

Después de algunas idas y vueltas, supe que para alcanzar el estilo de vida con el que soñaba, tenía que dejar mi trabajo y emprender proyectos propios. Debía crear mis propias fuentes de ingreso.

Pero antes, necesitaba asegurarme de que al hacerlo no comprometería el bienestar económico de mi familia.

Este artículo lo he preparado pensando en ayudarte a establecer un procedimiento para salir de la dependencia a un ingreso «seguro». 

Lo que vas a leer hoy, me permitió dejar mi trabajo y emprender sin miedo. Incluso, teniendo en cuenta que cuando lo hice, mis proyectos personales apenas estaban empezando.

Dejar mi trabajo y emprender no fue fácil para mí

Y, seguramente, tampoco lo será para ti. Desde que lo decidas, hasta que lo concretes, deberás hacer algunos cambios. Sobre todo, en tu forma de pensar.

La mayoría de personas hemos sido formadas por un modelo educativo y social que nos enseña a ser empleados. Nos sentimos más seguros si trabajamos para alguien más.

Quienes queremos crear un modelo de vida distinto, necesitamos prepararnos para enfrentar los retos que esto representa. Sobre todo, a nivel de nuestras emociones con respecto al dinero.

Es sabido que un negocio puede tardar un poco en empezar a generar una utilidad constante. Es responsabilidad del nuevo emprendedor, adecuar su economía a esta situación de «inestabilidad» temporal.

Lo que vas a encontrar en este artículo:  

– Las 5 claves, a nivel económico y emocional, que me permitieron dejar mi trabajo y emprender. Te servirán de guía.

– La descripción de cada una de estas claves, en una secuencia lógica, que te facilite replicar el proceso.

– Ejemplos de mi experiencia personal, que te ayudarán a fijar conceptos y a determinar en qué punto te encuentras.

– Algunas recomendaciones, para que identifiques aquello sobre lo cual aún necesitas trabajar.

Si suena como algo que estás buscando, sigue leyendo.

Primera clave: Valorar la libertad por encima de la sensación de seguridad.

Esto es fundamental para cualquier emprendedor.

Si la razón por la cual estás pensando en dejar tu trabajo, tiene que ver con razones como que:

– Te has aburrido de él.

– Tu jefe no te motiva.

– Existe un mal clima laboral en tu oficina.

– No te sientes a gusto con los valores o políticas de la organización.

O alguna otra relacionada a aspectos específicos de la empresa para la cual trabajas, podría ser que necesites replantear tu posición.

Esas razones son válidas para querer cambiar de empleo pero no necesariamente para emprender un proyecto propio.

Es un fuerte deseo de libertad lo que debe moverte. De lo contrario, te costará mucho abandonar la garantía de tu cheque seguro de fin de mes, para jugártela por un proyecto que te resulta completamente incierto.

Cuando yo decidí dejar mi trabajo y emprender, tuve claro que se había acabado el ingreso seguro.

Ganaría, ya no por obligación de un patrón, sino por mi capacidad para satisfacer las necesidades de un mercado.

Si quieres inspirarte con historias reales de búsqueda de libertad, puedes leer este artículo en el que entrevisté a 10 emprendedores que dejaron trabajos que no los llenaban para dedicarse a proyectos que los apasionaban.  

Segunda clave: Tener claro el estilo de vida deseado.

Aunque muchas personas se sienten insatisfechas con su situación, son muy pocas las que realmente saben cómo quieren vivir.

A mí, por ejemplo,  me tomó años definirlo claramente. Descubrí que, además de organizar mis horarios y dedicar mucho tiempo a mi familia, quería tener la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar del mundo.

A partir de esa condición, supe que tenía que dejar mi trabajo y emprender un proyecto basado en Internet.

En un inicio lo hice con Camino Contracorriente, y posteriormente me formé como Trafficker Digital en el Instituto de Tráfico Online de Roberto Gamboa.

Ni un empleo, ni un negocio tradicional funcionarían, pues no me permitirían trabajar deslocalizadamente.

¿Te das cuenta? Primero eliges la vida que quieres. Después, el vehículo económico. 

Si ahora mismo estás en esa etapa en que no tienes clara tu vida ideal, te propongo algo: Separemos media hora de nuestro tiempo y charlemos vía Skype.

Tal vez todo lo que necesites para aclarar tu mente sea una conversación con alguien que ya pasó por el proceso en el que tú te encuentras.

Si te interesa la propuesta, escríbeme un mensaje a través de este enlace  y coordinemos.

Esto no tiene ningún costo. Lo único que te pediré a cambio, es sinceridad. Si me cuentas cuáles son tus verdaderas preocupaciones, podré ayudarte de mejor manera y adaptar el contenido del blog a los problemas reales sus lectores.

Tercera clave: Simplificar el estilo de vida, de acuerdo a las prioridades personales.

Tus acciones deben guardar relación con tus objetivos. Por ejemplo, si tienes la intención de dejar tu empleo, no sería coherente que compraras un auto a crédito. Mejor, elige un auto que puedas pagar y olvídate de esa fuga de dinero mensual.

Aunque el anterior es sólo un ejemplo, el consejo general es: No adquieras compromisos económicos innecesarios.

Pocas cosas dan tanta libertad como el minimalismo. Identifica lo que es importante para ti, y elige quedarte con ello.

Mientras menos cosas necesites para sentirte satisfecho, más pronto las conseguirás. Y menos tiempo te tomará poder vivir de tu propio proyecto.

Puedes elegir renunciar a tu empleo cuando tu negocio:

 – Esté generando 10,000 dólares mensuales de beneficio.

 – Esté generando 2,000 dólares mensuales de beneficio.

 – Apenas esté empezando, pero tú tengas un colchón económico de seguridad, equivalente a tu costo de vida de 1 año.

¿Qué va a tardar más?

¿Vale la pena esperar 3, 4 o 5 años?

¿O puedes elegir ser feliz con menos dinero de forma temporal?

La vida pasa muy rápido. No la desperdicies.

Por supuesto, cada persona persona en el mundo tiene sus propias circunstancias, valores y responsabilidades. A un joven de 22 años, sin carga familiar, seguramente le resultará más sencillo dejar su trabajo, que a una madre soltera con dos niños en edad escolar.

Caso personal: 

Cuando me tocó decidir que era el momento de dejar mi trabajo para emprender un proyecto propio:

– Vivía fuera de mi país.

– Mi hijo tenía 2 años (¡y usaba muchos pañales!).

– Mi esposa había dejado su trabajo dependiente algunos meses antes.

– Mis proyectos personales apenas empezaban a avanzar.

Tal vez tu situación es más sencilla. O más complicada. Da igual. El punto es que necesitas tener claras tus circunstancias. A partir de ellas, puedes empezar a simplificar.

El minimalismo será un acelerador para tus objetivos.

Si quieres saber cómo simplifiqué mi economía para ser más libre, te lo cuento en este artículo que escribí para el blog «Plata con Plática». En él, hablo acerca de las maneras en las que la el minimalismo me ayudó a soltar apegos, dejar mi trabajo y emprender.

Cuarta clave: Crear condiciones adecuadas a nivel económico, emocional y mental.

Condiciones económicas: 

Simplificaste. Te diste cuenta de que necesitas menos para vivir a gusto.

¡Excelente! Ahora organicemos esto para que puedas dejar de depender de tu empleo:

Ten un plan de gasto que funcione. Controla tu flujo de caja, priorizando tus objetivos.

Elimina deudas. Te crean ansiedad, te desenfocan y afectan a tu capacidad de ahorro.

Genera un fondo económico para emergencias. Emprender teniendo un «colchón» te dará tranquilidad.

Crea un ahorro para el futuro. Empieza antes de dejar tu empleo, mientras aún tienes un sueldo fijo.

Estudia alternativas de ingresos adicionales. Que sean paralelas a tu proyecto principal.

Con estos puntos avanzados, estarás mucho más cerca de dejar tu empleo. Tu principal enfoque, a nivel de finanzas personales, debería ser cumplir con este checklist.

En el artículo que escribí para el blog «Hacia el Autoempleo», explico las 7 medidas financieras que tomé antes de renunciar a mi trabajo.

Condiciones emocionales-mentales:

Como decíamos al inicio, la mayoría de personas hemos sido formadas para tener un empleo. A nivel de mentalidad, hay grandes diferencias entre un empleado y un emprendedor.

Es importante que nos re-eduquemos para poder dirigir nuestros propios proyectos de forma exitosa.

Entre muchas otras cosas, debemos entender que:

– Sin orden financiero, no existe negocio.

– Es imprescindible destinar parte de nuestro dinero a formarnos como emprendedores.

 – Vender es parte de emprender. Perdamos el miedo a hacerlo.

 – El fracaso temporal es parte del proceso de alcanzar lo que queremos.

 – Los errores son buenos, si aprendemos de ellos.

 – El objetivo no es estar ocupado o cumplir tareas, sino satisfacer necesidades.

 – Las críticas, incuso si vienen con mala intención, nos ayudan a mejorar.

Suena lógico, ¿verdad?. El problema es que, a veces, nos cuesta aplicarlo a nuestra vida, debido a que tenemos muy arraigada la mentalidad de empleados.

Lee libros de emprendimiento, sigue blogs con cuya filosofía te identifiques, invierte en servicios y formación de calidad. Dedica tiempo y recursos a capacitarte y desarrollar tus habilidades.

Quinta clave: Llegar a acuerdos con la familia

Por último, debes ser consciente de que tu decisión de renunciar a tu empleo podría causar cierta inestabilidad en tu familia.

Si a ti te da un poco de miedo cambiar de rumbo, ¿cómo crees que se pueden sentir ellos? 

La primera vez que decidí dejar mi trabajo y emprender un negocio, era muy joven y aún vivía en la casa de mis padres. Al comienzo, a ellos les costó mucho entenderme.

Años después, ya casado y con la responsabilidad de un hijo, lo hice nuevamente. En un primer momento, Jennifer tuvo algunas dudas. Luego, cuando entendió que el plan tenía un respaldo, me apoyó al 100%.

Para que tu familia no se convierta en un obstáculo entre tú y tus objetivos, es muy importante es que la hagas partícipe del proyecto. Muéstrales tu visión, logra que entiendan tus sueños.

Pero no se trata sólo de hablar. Que noten en tu actitud y en tus acciones, que vas en serio con esto. Que se convenzan de que tus decisiones responden a convicciones a largo plazo, y no a emociones del momento.

Una vez que te hayan entendido, llega a acuerdos con ellos.

Habrá un período durante el cual trabajes, en paralelo, en tu empleo y en tu proyecto. Pídeles permiso para generar un desbalance temporal en la dinámica familiar.

Promételes que compensarás ese tiempo. Y cumple.

Sólo para terminar

Gracias a haber cumplido estas condiciones, pude dejar mi trabajo y emprender algo que me apasiona.  

Por supuesto, cada persona es distinta y tiene sus propias circunstancias. Además, no todas están dispuestas a sacrificar lo mismo, en pos de lo que quieren. 

Pero si, en verdad, llevas un tiempo pensando en crear un nuevo estilo de vida, empieza revisando cuál es tu situación con respecto a estos puntos. 

Recuerda:

 1. Valora tu libertad.  

 2. Ten claro el estilo de vida que deseas. 

 3. Simplifica tu vida, de acuerdo a tus prioridades. 

 4. Crea las condiciones económicas que te faciliten dar el paso y adquiere la mentalidad de emprendedor.

 5. Llega a acuerdos con tu familia.  

Estaré encantado de leerte en los comentarios, si es que tienes alguna pregunta o algo que compartir.

¡¡¡Y no olvides compartir el artículo, si lo encontraste útil!!!


[gravityform id=»3″ title=»true» description=»true»]


 

Conquista el mundo online y libérate de ese trabajo que mata tus sueños.

Descarga mi Guía Gratis: 32 profesiones y emprendimientos digitales que podrías empezar hoy.

14 comentarios en “Dejar mi trabajo y emprender. 5 claves para bloquear el miedo.”

  1. Felicitaciones Ramon, trabajamos en la misma sede en Adecco y no sabes lo motivador que resulta ver como logras libertad. No se trata de una locura de momento, se trata de algo sostenible y consciente.
    Mis mejores deseos en tu ruta !

    Responder
    • Hola, Cristina!

      Qué gusto saludarte! 🙂 Y qué gusto saber que encuentras útil o motivador lo que escribo.

      Has dado en el clavo con una palabra: Consciente. Salir del piloto automático es uno de los pasos importantes para poder vivir como realmente queremos.

      Mis mejores deseos para ti también!

      Responder
  2. Hola!! Yo trabajo pero quiero dejarlo y emprender rehabilitando una casita q está rodeada de 3000 m2 de terreno para dedicarla al turismo rural. Tengo un buen colchón de ahorro ya q desde que tenía 19 años he ahorrado todo lo que podía para cumplir mi sueño, ahora tengo 42. El tema es q no quiero seguir en mi trabajo ya q me aburre desde hace años, quiero tener libertad para ir donde quiera y estar con mi familia y tengo un hobbie q también me encanta y es hacer bisutería y lo complementaria con el turismo. Bueno en definitiva tengo miedo de q algo salga mal y no tener el respaldo de mi sueldo q asciende apenas a 1000€, no es gran cosa pero es lo q tengo, pero al mismo tiempo deseo más q nada dejarlo y ser libre para hacer lo q me gusta. Tu q harías?

    Responder
    • Hola, María!

      Gracias por tu mensaje.

      Las tuyas son dudas muy normales. Yo también las tuve. Este tema lo desarrollo, a detalle, en mi e-book «Guía para Dejar tu Trabajo (Y no arrepentirte)».

      De todos modos, si lo que me pides es una respuesta rápida, te diría que, antes de dar un paso tan importante como dejar tu trabajo, te prepares en 3 niveles:

      1.) Personal: Asegúrate de que tus ideas de negocio conectan con tu visión personal y te acercan a tu vida ideal.

      2.) Financiero: Cancela deudas, ten un fondo para emergencias, un colchón para tu emprendimiento, ahorros para el futuro, algún capital invertido y/o algún tipo de ingreso adicional alternativo. Ten un estilo de vida simple!

      3.) Emprendimiento: Valida tu idea de negocio. No creo que sea necesario que tu negocio esté generando altísimos ingresos para poder dejar tu trabajo, pero al menos deberías saber si, en verdad tiene un potencial económico. Clave también tener un plan de cómo vas a desarrollar tu negocio y saber cuánto tiempo y dinero necesitas invertir en él.

      Un abrazo y mucho éxito!

      Ramón

      Responder
  3. Hola estimado,
    He leido todo tu articulo y estoy alineado a el, libertad, no deudas, apoyo, etc etc
    pero me falta lo más importante….la idea de negocio o el negocio en marcha, mi trabajo me consume más de 12 horas al día (a más) pero no he podido aterrizar nada y no podria con el ritmo de vida, ese es mi únicotemor al que me enfrento!

    Responder
    • Hola!

      Muchas gracias por el comentario.

      Me alegra mucho lo que me cuentas. Quiere decir que tienes hecha una buena parte de la tarea.

      Sé de lo que hablas con respecto a la falta de tiempo. También me ha pasado y es frustrante!

      Es necesario que separes algunas horas a la semana (aunque al inicio sean pocas), para empezar a investigar y analizar opciones.

      En mi caso, a fin de utilizar mi tiempo de forma más eficiente, al inicio contraté un programa de acompañamiento.

      Esto me ayudó a aterrizar mis ideas, crear mi modelo de negocio, validarlo y obtener mis primeros clientes; en mucho menos tiempo que si lo hubiera hecho yo solo.

      No es un programa barato, pero vale cada centavo que pagué por él! Si estás en serio con esto de la reinvención, te lo recomiendo totalmente.

      También te puedo recomendar un webinar gratuito del mismo autor del programa.

      Si gustas, escríbeme un correo a ramon@caminocontracorriente.com y te paso la información.

      Un abrazo!

      Ramón

      Responder
  4. Qué tal Ramón?
    Justamente estoy por dejar mi trabajo en relación de dependencia para dedicarme el 100% a nuestro emprendimiento, digo nuestro porque es un proyecto familiar, mi señora está dedicada a esto que tanto nos apasiona. Tenemos un emprendimiento funcionando y en crecimiento constante por suerte, hacemos trabajos en madera, de hecho si querés nos podés seguir en redes. Idem Durazno.
    Actualmente trabajo en una empresa multinacional en un puesto la verdad divertido, que me da mucha experiencia y el grupo humano es excelente, pero como bien vos decís lo que importa es el deseo de libertad por sobre todo.
    Ya tenemos fecha y todo, en marzo del 2019 seré un emprendedor 100%, nos tomamos ese tiempo para salir de algunas deudas y lograr ahorrar algo por las dudas. Nuestras tablas las hacemos con una máquina que yo mismo construí, la idea es contar con ahorros por si algo se rompe y debamos repararlo.
    Se trata de un proyecto que contempla un estilo de vida totalmente diferente, disfrutamos mucho la vida en casa, tenemos 2 hijos en edad de jardin así que ellos se adaptan y nos ven a diario trabajar con las tablas de madera…
    Probablemente pasen a educación estatal con doble escolaridad, es una opción que estamos evaluando dado el alto costo de la educación privada en Argentina.
    siempre soñé con vivir de la madera, siempre quise que mi dia comience con olor a madera en proceso, estoy muy cerca de cumplirlo.
    Actualmente y a modo de consejo para sumar a los tuyos diría que mis 15 años de trabajo en relación de dependencia me sirvieron para darle un sustento y un crecimiento a mi vida y a mi emprendimiento, aconsejo vivirlo como tal, como una inversión a largo plazo para, cuando está todo resuelto, dar el salto!
    Muchas gracias por tu texto, me sirve de mucho.
    si querés podemos hablar y te cuento más detalles de lo que queremos hacer. abrazo grande, Pablo…desde Argentina

    Responder
    • Hola, Pablo!

      Qué alegría leerte! Qué linda es esa emoción de ir recorriendo el proceso… la búsqueda de libertad, el plan, la preparación de las finanzas familiares.

      Están haciendo un súper trabajo, muchachos. Acabo de ver sus productos y están increíbles! Además, están preparando sus condiciones de manera responsable.

      Por otro lado, muchas gracias por el aporte! Muchos solemos renegar del tiempo que dedicamos a trabajar para otros, cuando, en realidad, esa experiencia nos prepara a nivel profesional, económico y personal; para luego tomar otros rumbos.

      Abrazo grande, Pablo.

      PD. Te escribo un correo para ver cuando conversamos!

      Responder
  5. Buenas Ramon, te cuento yo estoy hace muco tiempo con ganas de dejar mi trabajo. Las razones fundamentalmente es porque no me siento comodo trabajando para alguien donde puedo estar haciendo lo mismo para mi , la otra razon fundamental es para tener realmente vida ser libre y no estar prisionero de estar todos los dias de mi vida. Claro lo que mas me cuesta es por el miedo de no tener un ingreso fijo el cual tengo de aprox 1500 dolares los cuales me dan y me sobran para la vida que llego. Vida simple lo mas simple posible, sin deudas y tratando de gastar en cosas solo necesarias. Ya tengo un auto normal el cual ya es mio y ya estoy por adquirir mi casa lo cual no pagaria alquiler. Los ahorros se me van en la compra de la casa. Mi idea es ahorrar 1 año mas y esos ahorros invertirlos. Trabajo para una anteojeria. La idea es montar una anteojeria por mi cuenta y la duda es si dejar el trabajo apenas llega al costo de la inversion o aguantar un tiempo mas para generar un fondo para cubrir mi vida un año aunquesea. Espero tu opinion. Gracias

    Responder
    • Hola, Pablo!

      Qué gusto saludarte.

      Entiendo perfectamente cómo te sientes. Tanto por el lado de las ganas de ser libre, como por el miedo a dejar la seguridad.

      Mi opinión es que antes de dejar tu trabajo, te propongas ciertos objetivos: 1.) Tener un fondo de emergencias, 2.) Tener un ahorro para el largo plazo, 3.) Tener algún dinero invertido, 4.) Validar tu idea de negocio y hacerla andar.

      No es poco, pero son cosas que debes ir trabajando para que puedas dar, con tranquilidad, ese paso al mundo independiente.

      Un fuerte abrazo!

      Responder
  6. Hola Ramón estaba leyendo tu articulo y me ha parecido muy fascinante, en este preciso instante me encuentro emprendiendo una academia de idiomas en mi ciudad. Empece desde el año pasado dictando en aulas prestadas y una aula que tenia en casa y decidi tener un local este año para darle un aspecto mas formal. Para sorpresa mia este año se han inscrito mas de 50 estudiantes y ahora mismo estoy en lo dejar mi trabajo formal y dedicarme a mis nuevos estudiantes o contratar a alguien que dicte esas clases y yo seguir en mi empleo. La verdad no tengo un colchon en este momento pero tampoco deudas grandes apenas y una tarjeta de crédito de bajo monto. Los ingresos que tengo en la academia van por el 70% de lo que gano en mi empleo actual. Siento mucha felicidad de ver surgir mi proyecto y tengo ganas de salir a desarrollar mil ideas que tengo en la cabeza para que los chicos aprendan mejor. Pero tengo miedo de no tener mi ingreso fijo. Que me recomiendas? Gracias por tu tiempo amigo saludos

    Responder
    • Hola, Steven!

      Felicidades por lo que estás construyendo!!! Y muchas gracias por compartir tu historia.

      Parece que tu proyecto va bien encaminado, así que te animo a dedicarle todas las horas que tu trabajo y vida personal te permitan.

      Para pensar en renunciar, creo que, como mínimo, deberías tener un colchón colchón de emprendimiento y otro de emergencias.

      Cada uno equivalente a 3 meses de tu costo de vida. El único fin de ese dinero es darte tranquilidad ante la posibilidad de que tu negocio no llegue al volumen de ventas en algún mes o a cualquier eventualidad no prevista.

      Nuevamente, muchas felicidades y éxitos!!!

      Responder
  7. Hola Ramón! Muy bueno el articulo. Comparto absolutamente que fuimos ‘formateados’ y educados desde chicos para tener un rol de empleado, y que cuando buscamos romper con ese paradigma y sobretodo lo expresamos a nuestro entorno (familia, amigos, pareja, etc.), quedamos como locos o directamente nos plantean un fracaso estrepitoso, y eso al principio me jugó bastante en contra ya que me hacían ver que el del problema era yo porque no me adaptaba a un trabajo fijo tal y como hacen los demás. Con el tiempo entendí que para mucha gente es mas fácil quedarse con lo conocido o con una vida ‘ya armada’ (y no digo con esto que esté mal), que intentar y luchar por conseguir aquello que realmente queremos o nos inquieta. En mi caso, y luego de haber trabajado 12 años en compañías tanto en Latinoamérica como en Europa, llegué a la conclusión de que preciso libertad, principalmente porque no comparto cosas como eso de cumplir determinadas horas en un lugar por el sólo hecho de estar ahí sin a veces ser productivo y esperando que sean las 18 hs para irme, y ademas que considero que no tengo aquellas aptitudes que se requieren en la mayoría de las empresas (o al menos lo que vi en las 6 que trabajé) para tener éxito (obediencia debida, no poder expresar determinadas opiniones para no poner en riesgo la comodidad de superiores, etc.). En resumen, por todo esto es que ya tengo decidida mi fecha de expiración en mi actual trabajo (fines de 2019), la verdad que me ayudó mucho haberme ido a vivir a 15000 km de mi país de origen hace casi 2 años, ese paso lo considero un punto de partida muy importante para empezar a deconstruirme de a poco. Lo único que no tengo claro, y no es un tema menor, es qué hacer en esta nueva etapa. Preferí renunciar y tener mucho tiempo libre para pensar claramente, ya que actualmente mi trabajo me quita unas 14 hs diarias y sobretodo me agota mentalmente. Tengo la ventaja de haber podido ahorrar lo suficiente para estar tranquilo por un tiempo considerable, y que ademas no tengo deudas gracias a que con el tiempo entendí que debía focalizar sobre aquellas cosas que realmente necesitaba. Teniendo en cuenta mi situación actual, que podrías recomendarme que me sirva como guía? Quedo atento a tu opinión. Un abrazo!

    Responder
    • ¡Hola, Alejandro!

      ¡Disculpa que haya demorado tanto en responder!

      Por alguna razón, no había visto tu comentario.

      Me siento muy identificado con lo que cuentas. ¡Esa sensación de no poder más con el trabajo actual es terrible!

      Si cabe una recomendación, te diría que, antes de cualquier cosa, te enteres acerca de qué requiere el mercado.

      Es un gran error lanzar un emprendimiento sin haberse asegurado de que existe demanda por aquello que se va a ofrecer.

      Yo, por ejemplo, me formé como Trafficker Digital, porque sabía que el mercado requería ese tipo de profesional especializado.

      Esa, para mí, fue la llave que me permitió vivir bien de un emprendimiento propio.

      Si te interesa el tema de nuevas profesiones digitales, puedes darle una mirada a este entrenamiento gratuito de Traffickers que está a punto de empezar:
      https://go.hotmart.com/U12369806G?ap=b0c3&src=CC

      ¡Un abrazo grande!

      Responder

Deja un comentario

EMAIL

Y te haré llegar mi Guía “32 Profesiones Digitales y Emprendimientos Online”
Acceso Inmediato y 100% Gratuito.

¡Déjame tu mejor correo!